Vivimos en una zona en la que, por sus características climáticas y por el tipo de trabajo que mayoritariamente se realiza, es muy frecuente la existencia de la enfermedad venosa, tanto en hombres como mujeres y en todos los grupos de edad.

Existen distintos tratamientos para paliar esta patología:

  • Tratamiento conservador: se basa en la utilización de medidas preventivas para frenar en lo posible la evolución del proceso varicoso. Estamos hablando del uso de medias elásticas compresivas y medidas higiénico-dietéticas (no llevar prendas ajustadas ni calzado de tacón alto, evitar sobrepeso, realizar ejercicio moderado…).

 

  • Esclerosis líquida: consiste en inyectar una sustancia esclerosante dentro de la vena varicosa para producir una irritación de la pared de la misma y conseguir una respuesta inflamatoria y la formación de tejido cicatricial y su desaparición.

 

  • Esclerosis con espuma: el mismo esclerosante líquido es convertido en espuma para conseguir un mayor contacto con la pared venosa, lo que permite tratar un área más extensa con menor número de inyecciones. Esta técnica permite tratar varices de mayor calibre.

 

Tanto la esclerosis líquida como la espuma producen escasas molestias, no requieren hospitalización ni anestesia, se realizan de forma ambulatoria y no es necesario hacer reposo ni precisan baja laboral. Eso sí, se recomienda tras la sesión la compresión elástica, bien con venda o con medias.

 

  • Fotoesclerosis: utilización de un láser vascular para conseguir la desaparición de las varices mediante fotocoagulación. Tiene su indicación en varices de pequeño calibre.

 

  • Cirugía: con sus diferentes técnicas: safenectomía, técnica CHIVA, flebectomía ambulatoria, láser endovascular y otras, en general utilizadas para varices de gran calibre.

 

En Comyce Clínicas de Alicante, Alcoy y Benidorm podemos valorar sus varices y aconsejarle el tratamiento más indicado.