Aparte de interferir nuestras rutinas de vida, estos meses de encierro y el estrés que ha supuesto esta situación, nos ha modificado nuestra manera de comer y no precisamente para hacerla más correcta y equilibrada. El aumento de peso ha sido la norma a lo que también ha contribuido la dificultad de practicar deporte.

Es el momento de retomar nuestros hábitos saludables y con estas propuestas conseguirás que tu alimentación lo sea.

  • Beber mucho liquido. Es importante una buena hidratación, se deben consumir entre 1,5 y 2 litros de líquido al día, preferentemente agua. Limitar los refrescos azucarados y el consumo de alcohol.

 

  • Comer despacio. Masticar bien los alimentos, la saciedad tarda en aparecer y si comemos muy deprisa tomaremos mucha más cantidad de alimento.

 

  • Hacer 5 Comidas al día. Aportando el alimento de una manera regular y ordenada evitamos picos de glucemia y reactivamente de insulina y su consecuencia, hambre.

 

  • Limitar azúcar y dulces. Aparte de muchas calorías aportan pocos beneficios a nuestra dieta.

 

  • Separar la fruta de las comidas. Se aconseja tomarla o bien en ayunas esperando después media hora para el desayuno o bien a media mañana o media tarde con 2 horas de distancia.

 

  • Evitar los alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas tras las 18 horas. Es preferible evitar lácteo, pan, frutas, y alimentos glucídicos como arroz, pasta, patatas y legumbres tras esa hora. Lo ideal son cenas a base de verduras y hortalizas más un alimento proteico.

 

  • Realizar un aporte adecuado de grasa. No es aconsejable una dieta sin grasa pues a carencia de esta puede acarrear múltiples problemas e incluso enfermedades. Limitar grasas saturadas (presente en alimentos de origen animal como carne, huevos y lácteos enteros y otros de origen vegetal como aceite de palma y manteca de cacao) y grasas trans (presentes en margarinas y bollería industrial) pues aumentan el colesterol LDL. Consumir preferentemente grasas monoinsaturadas (aceite de oliva, aguacate y frutos secos) y poliinsaturadas (aceite de girasol, pescado azul, frutos secos) que aumentan el colesterol HDL e incluso bajan el LDL.

 

En clínicas Comyce de Alicante, Alcoy y Benidorm te ofrecemos nuestra ayuda siempre pensando en el largo plazo y buscando lo mejor para ti.