Terapia subdermica, presoterapia, radiofrecuencia y ultrasonidos.

Terapia Subdérmica:

Consiste en la realización de un masaje atraumático con aspiración que a nivel superficial mejora el aspecto, da luminosidad y mejora la elasticidad de la piel, mejora la celulitis, mejora la circulación a nivel del tejido graso y produce relajación muscular.

Está indicado en celulitis, reafirmación y moldeado de la silueta y en piernas cansadas, hinchadas y en edemas tanto venoso como linfáticos.

No se aconseja su uso en embarazo, fragilidad vascular, en pacientes con tratamiento anticoagulante, flebitis y en zonas con alteración cutánea.

 

Radiofrecuencia:

Consiste en la emisión de ondas electromagnéticas de alta potencia, que provocan una rápida oscilación y fricción de las moléculas de agua que como resultado, generan un calentamiento volumétrico homogéneo en el área de tratamiento y a una profundidad variable según el problema a tratar.

A nivel profundo es específico para tratar el tejido graso, a nivel medio, el calentamiento es focalizado en la dermis y a nivel superficial en la epidermis. El calor de este mecanismo induce una contracción volumétrica de la piel, contrayendo las fibras existentes y estimulando la formación de nuevo colágeno, mejorando así su grosor y alineación.

Por otro lado, con la aplicación de este tipo de radiofrecuencia se consigue también la aceleración del metabolismo de las células grasas, lo que provoca una notable disminución de su tamaño y también la disminución de los nódulos de la celulitis.

Es el más efectivo para la flacidez y está indicado también para remodelación corporal, eliminación de acúmulos grasos y para tratamiento de celulitis.

No se aconseja su uso en embarazo, enfermedad general grave, infección activa, zonas de alteración cutánea y en portadores de marcapasos o prótesis metálicas.

Ultrasonidos:

Consiste en la emisión de ondas ultrasónicas guiadas a través de perfiles concéntricos para calentar el tejido diana y produciendo un calentamiento moderado y una destrucción mecánica específica y selectivamente sobre la el tejido graso. La energía ultrasónica se distribuye homogéneamente por toda la zona de tratamiento, lo que altera eficazmente las células de grasa persistentes.

Está indicado para disminución de grasa localizada y puede utilizarse solo o en combinación con radiofrecuencia lo que mejora extraordinariamente el resultado pues al tiempo que disminuimos la grasa localizada tensamos la piel de la zona.

Tampoco se aconseja su uso en embarazo, enfermedad general grave, infección activa, zonas de alteración cutánea y en portadores de marcapasos y prótesis metálicas.

Presoterapia:

Técnica mecánico-neumática, inocua y beneficiosa que se puede aplicar a casi todas las personas tanto en tratamientos preventivos como complementos de otras terapias.
La presoterapia, mediante un sistema de compresión por ola de las extremidades, va empujando los líquidos corporales hacia la parte proximal de las mismas, impidiendo su retroceso y realizando de esta manera un drenaje linfático.

Está indicada fundamentalmente en celulitis, lipedema, edemas ya linfáticos, venosos o postraumáticos y en pesadez de piernas.

Está contraindicado en infecciones, flebitis y tromboflebitis e insuficiencia cardiaca.

Drenaje Linfático Manual: Con las mismas indicaciones y contraindicaciones que la presoterapia.

Hay otros muchos tratamientos no quirúrgicos pero hemos seleccionado los que a nuestra opinión son más efectivos.