Es normal que tras el verano por efecto del sol (aún utilizando una correcta fotoprotección) y la relajación de los cuidados habituales, que la piel de nuestra cara tenga un aspecto mas apagado, con un mayor grado de deshidratación, un tono más irregular y que aparezcan manchas y arrugas.

Es importante tomar una serie de medidas para ayudar a esa piel a recuperar el mejor aspecto posible y prepararla para el invierno, también es buena ocasión para planificar tratamientos de rejuvenecimiento facial, como Peelings, Laser, Ipl, que especialmente en zonas como Alicante con gran exposición solar es preferible realizarlos en el periodo de septiembre a mayo.

 

En primer lugar es necesario una dieta sana, variada y equilibrada con aporte suficiente de proteínas, rica en vitaminas y abundante liquido.

Debemos asimismo mantener una fotoprotección adecuada ya que la radiación solar es independiente de la temperatura aunque con menos intensidad también perjudica en invierno.

 

Uno de los síntomas mas marcados del deterioro de la piel en verano es la sequedad con lo que una hidratación con los cosméticos que se precisen según el tipo de piel y una ingesta de agua adecuada son imprescindibles.

Las capas superficiales de la piel son las mas afectadas y deterioradas por el sol, una exfoliación de mayor o menor intensidad según el grado de fotoenvejecimiento nos beneficiará sin duda.

 

En clínicas Comyce de Alicante, Alcoy y Benidorm estamos a tu disposición para aconsejarte y proponerte los tratamientos mas adecuados…