Se ha considerado siempre a la cara como nuestra tarjeta de presentación. En ocasiones un gesto amable, una sonrisa nos ha abierto puertas, así como un gesto de enfado o desagrado nos las ha cerrado.

La situación actual con el uso prácticamente obligatorio de mascarillas ha cambiado centrando toda nuestra expresividad en la mirada, haciendo mucho más importante que esta presente un aspecto más vivo, más atractivo y menos cansado para hacer la situación más llevadera.

Lo intentamos con el maquillaje y la cosmética pero no siempre es suficiente.

Podemos recurrir a tratamientos médico estéticos utilizados como tratamiento único o combinados, de una manera sencilla, con resultados naturales y casi sin complicaciones pueden devolver la frescura y el atractivo a la mirada.

Los tratamientos no quirúrgicos más recomendables y utilizados son ácido hialurónico, toxina botulínica y radiofrecuencia.

Con el ácido hialurónico aportamos volumen a zona periocular dando soporte a la zona del pómulo, mejilla anterior y zona temporal tratamos directamente la ojera y podemos levantar la cola de la ceja.

Con la toxina botulínica podemos tratar las arrugas del entrecejo, las patas de gallo, arrugas frontales, abrir el ojo y elevar la cola de la ceja.

La radiofrecuencia produce un calentamiento con desnaturalización del colágeno, síntesis de nuevo colágeno y tensado de la zona en general.

En resumen con estos tratamientos podemos conseguir una mirada menos cansada, más fresca, más atractiva y natural.

Estamos a tu disposición en nuestras clínicas de Alicante, Alcoy y Benidorm para aconsejarte lo más adecuado para ti.